Todos somos sagrados

A diario nos proponemos muchísimos objetivos que nos parecen muy concretos y reales, corremos detras de un montón de tareas en apariencia muy relevantes, solemos elaborar muy seriamente conceptos y significados más que complejos,  pero frecuentenmente no nos damos cuenta que no reflexionamos lo suficiente sobre preguntas sencillas y profundas cuyas respuestas harían que nuestras vidas tuvieran más sentido y significado: ¿Cuánta importancia tiene cada ser vivo, incluídos nosotros mismos?¿Cuán necesario es que valoremos todas y cada una de las experiencias por las que atravesamos?¿Cuánto valor le damos a las pequeñas cosas que aprendemos?¿Cuánto dejamos que nos maltraten suponiendo que no somos importantes?

A partir de la década del 70 algunos occidentales comienzan a formarse con maestros de ditstintas tradiciones de Oriente. Ane Pema Chödron, una de ellos, es una neoyorquina nacida en 1936, que se ordena como monja tibetana en 1974. En la actualidad dirige el monasterio de Gampo Abbey, en Canadá, dedicándose a impartir enseñanzas de meditación y a escribir.

En su libro “La sabiduría de la no evasión”, Ed. Oniro, Pema recuerda las palabras con las que inició un retiro de Meditación:

“En muchas tradiciones, incluyendo la del budismo tibetano, el círculo es un poderoso símbolo que indica el carácter sagrado de las cosas. En todas esas tradiciones hay rituales en los cuales la imagen del círculo se utiliza del siguiente modo: trazas un círculo a tu alrededor mientras permaneces de pie en el centro, y ello ye ayuda a comprender que siempre estás en el centro del universo. El círculo que te rodea te muestra que siempre estás en un espacio sagrado”

“El cometido de nuestra vida es utilizar lo que se nos ha dado para despertar. Si existieran dos personas que fueran exactamente iguales -el mismo cuerpo, la misma habla, la misma mente, la misma madre, el mismo padre, la misma casa, la misma comida, todo lo mismo-, una de ellas podría utilizar lo que tiene para despertar y la otra podría usarlo para volverse más resentida, amargada y agria. Lo mismo da que se nos haya dado una deformidad física, una enorme riqueza o pobreza, belleza o fealdad, estabilidad mental o inestabilidad, una vida en medio de una casa de locos o una vida en medio de un tranquilo y silencioso desierto. Sea lo que fuere puede despertarnos o adormecernos. Éste es el desafío del ahora: ¿Qué vas a hacer con lo que ya tienes, con tu cuerpo, con tu habla y con tu mente?

“El objeto de la vida es despertar, dejar que las cosas que penetren en el interior de tu círculo te despierten en lugar de adormecerte. El único modo de conseguirlo es permanecer abierto, lleno de curiosidad, y desarrollar un sentido de compasión por todo cuanto sucede, querer conocer su naturaleza y dejar que ello te enseñe lo que quiera”

“Dondequiera que vayas, por el resto de tu vida estarás siempre en medio del universo y el círculo estará siempre a tu alrededor. Cada una de las personas que se acerquen a ti habrá entrado en ese sagrado espacio, y no por casualidad. Todo cuanto penetra en ese espacio está ahí para enseñarte”

Más información:

En el sitio de Pema se encuentran algunos artículos en español: http://www.pemachodron.org

Monasterio Gampo Abbey, Canadá: http://gampoabbey.org

Entrevistas con Bill Moyers:

http://es.youtube.com/watch?v=8K42ZsA5hFk

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biografías y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Todos somos sagrados

  1. Virginia dijo:

    Pienso también, en cómo a veces se piensa en el “despertar” a nuestra vida como algo a lo que se accede con especificidades, como ser meditación, retiros, etc, etc, que si bien son valiosísimos, pero “no hacen al monje” como dice el refrán… El desafío es despertar en medio de la cotidianeidad de todos los días, con todas las viscisitudes bien terrenales, y con todos nuestros dolores y alegrías.
    pienso en el estar dormido como la queja permanente de todo lo que a uno “le toca vivir”, sin pensar que uno hace todos los días lo que es a vivir… Como ver una película sobre uno mismo y uno protagonizarla.
    Me encantó el texto, y me queda resonando el interrogante ¿ qué vas a hacer con lo que ya tienes?? eso es responsabilidad por lo que uno es como persona.
    gracias
    vir

  2. Pasión dijo:

    Hola Fanny!!
    Estaba buscando tu email donde me enviabas ese lugar parecido a Valle Tierra en zona Norte y no lo encuentro, lo tendràs?
    Muy bonita esta nota…
    Un abrazo!!
    Pasión

  3. javycb dijo:

    Espero que ayude este texto a una amiga mía que siempre se empeña en menospreciar su vida… Para ella, la vida de cualquier otro ser humano tiene más valor que la suya.
    Gracias por publicarlo, nunca había oído hablar de esta monja tibetana.
    En otra entrada (Saber desear) añadí, para terminar, una frase de Jesús de Nazaret que creo que es apropiada también para este tema: “el reino de Dios está dentro de nosotros”. Ello indudablemente nos aporta algo sagrado a cada uno.
    En el fondo, la espiritualidad lo inunda todo (cada vez más, en mi vida).
    Un saludo.

  4. Para javycb: creo que la falta de amor por uno mismo proviene de un malentendido generado en las opiniones negativas con las que suelen etiquetarnos en nuestro primer entorno de crianza ; luego nosotros seguimos adelante cargando ese peso a cuestas. De ninguna manera hay que seguir viviendo así, podemos revisar esos rótulos, buscando nuevas palabras para definirnos, de eso se trata el trabajo. Otra vez, gracias por tu comentario.

  5. javycb dijo:

    Buenas, Fanny. Esas etiquetas de las que hablas, según dicen algunos psicólogos transpersonales, forjan nuestro ego. La destrucción de él para llegar a nuestro YO más auténtico (alma, en términos religiosos) es un arduo trabajo. Cuesta muchísimo y es muy doloroso. Lo digo por experiencia propia. Duele profundizar en nosotros mismos y hay que ir pasito a pasito. Las personas que han hecho ese camino, son siempre maduras, espléndidas, comprensivas y sabias.
    He oído que en la infancia, hay algo que nos hace una herida en nuestro alma. Allá donde está esa herida, viene el ego en forma de tirita o escayola. El ego, así, consigue invadirnos y empezamos a identificarnos con él, en lugar de identificarnos con nuestro YO interno. Imagina que un niño se rompe el fémur y tienen que ponerle una escayola. El normal, porque se lo ha roto y tiene que curarase. Pero imagina que pasan los años, y que el niño sigue con la escayola… Y empieza a decir que su pierna es la escayola.
    Algo así sucede en nuestra niñez. Conozco un sistema que sirve como meditación. Dice que hay, en esencia, 9 tipos de egos (o de escayolas, si seguimos la metáfora anterior). Una vez que consigues ver cuál de ellos has desarrollado, es mucho más fácil crecer, madurar y profundizar hasta llegar a tu alma. Este método lo usaban los sufíes y se llama Enneagrama. A mi ha encantado. Es bastante útil y me ha ayudado en la medida de lo posible. Al menos ha conseguido que salga de mi estado inconsciente, pues antes no veía muchos “defectos” que he adquirido por culpa de mi ego. El cambiarlos es dificil y doloroso, como dije antes. Pero es un paso grande darse cuenta de ellos y ser consciente.
    No me extiendo más jeje.
    Un saludo y enhorabuena por el blog y por la página propia que tienes.

  6. Hola Javycb: Veo que estamos en el mismo camino, sin lugar a dudas, opino lo mismo en cuanto a la dinámica entre nuestro Ego y nuestra Esencia. Lo que decís acerca de la escayola es exactamente así. ¿Cómo curamos nuestros dolores? Se curan, quedan adentro nuestro como una fuente de maravillosa información que nos guía y enseña, que nos permite también comprender mejor a los demás. Pero luego de trabajar con el pasado, no nos estaríamos parando allí para vivir; nuestras neurosis son la materia de nuestras mejores cosas también. Con respecto a curar los propios dolores, es el mejor camino también para mí, el único y …¡Duele!, es verdad, pero duele menos que no recorrerlo. ¿No? Y con relación al Eneagrama…, nueva coincidencia, lo uso para mí misma y en mi trabajo, es una fuente de información irremplazable. Gracias por tu comentario sobre el blog y mi página, le estoy haciendo las primeras “refacciones”, ya la subiré un tanto distinta. Para nada me parece que te extiendas, si no hablar de estas cosas…¿De qué?. Fanny

Responder a Pasión Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s