Acerca del sentido “sentido” de la vida

Mientras el espacio dure,
y mientras haya seres,
ojala pueda permanecer también yo
para aliviar el sufrimiento del mundo.

Shantideva

¿La vida es inútil? ¿Es absurda? ¿Todo esfuerzo es infecundo porque el destino es inexorable? ¿Para qué todo, si todo se termina? ¿Hay algo que se pueda hacer frente al vacío de sentido que hay en el mundo?
Desde pequeños nos preguntamos porqué nacemos, para qué vivimos, cuál es la finalidad de la vida;  una tras otras vamos imaginando las razones de nuestra existencia, las misiones para las que fuimos destinados: seremos viajeros, o artistas, tendremos aventuras, haremos empresas, serviremos a los demás, seremos líderes… no importa cuántas ni cuales sean estas misiones, casi todos en algún momento proyectamos algo  grande para nuestra vida.
Otro es el caso de algunas personas que se mueven únicamente en pos de objetivos concretos, que no se ocupan en descubrir sentidos trascendentes, que no se hacen muchas preguntas. Nada malo en ello,  salvo que así corremos el riesgo de vivir como un bote a la deriva,  desperdiciado el inmenso potencial de la vida en la corriente de las circunstancias.

sentido-de-la-vida-2
Mucho juegan en este tema las diferencias individuales, las distintas personalidades, los múltiples niveles de comprensión de la realidad al que accede cada persona. Tal vez  porque la vida es tan difícil,  muchas personas pierden el deseo de vivir, son pesimistas, depresivas, quejosas, solo acentúan los aspectos oscuros y hasta terroríficos que sin lugar a dudas también son parte de la existencia. Por el contrario, los optimistas saben deplegar  todo su potencial de transformación, saben estar atentos  y, por lo tanto tan enteramente conectados con la vida que  jamás piensan que ésta no  tiene sentido.
No olvidemos que, quien carece de fines para la propia vida carece también de proyectos para llegar hasta ellos. En consecuencia no tiene ninguna tarea que llevar a cabo. Encontrar el sentido de la vida puede ayudarnos  a definir más claramente cuáles son las cosas que remarcaremos con énfasis  a partir de las que lograremos tomar mejores decisiones en cuanto a cómo y cuándo invertir mejor nuestra propia energía.
El proponernos descubrir sentidos, puede ser la llave para abrir la pasión -no nos estamos refiriendo aquí a la ciega pasión o a la pasión desmedida- sino al motor que propulsa hacia adelante, hacia extraordinarias maneras no imaginadas de ser y de existir,  hacia la sensación acerca de que la vida también puede ser maravillosa y ancha, luminosa y plagada de ricas experiencias.
Las personas que conocen el sentido de sus vidas tienen un mayor sentido de coherencia, de verdad personal, son más espontáneas,  más intrépidas, tienen más fe,  más confianza en la vida y en la gente,  saben con certeza que su vida es  importante y que su influencia no es nada despreciable para la sociedad.
Otro tema común en los “buscadores de sentido” es el especial interés que prestan al desarrollo de valores, no de aquellos que son impuestos por la sociedad, sino los que se eligen. ¿Por qué es así? Porque estas personas nada dan por sentado y viven conectados a un amplio sentido de libertad ya que saben del libre albedrío. Quienes son  “creadores” de valores saben fehacientemente  que el crear, aprender y perfeccionarse en el ejercicio de ellos, se pueden también encontrar  razones para estar vivos ya que comprenden que  vivir no es solo hacer lo que se espera de nosotros.
Dado que no hay dos personas iguales,  no existe  un único sentido de vida que sea válido para todos y por ello no cabe esperar que los demás nos revelen las razones que son solo personales. La opción es aprender a “sentir el sentido” de la vida: hace falta realizar un arduo trabajo de contacto con la propia intuición, seguir de cerca las experiencias que nos van sucediendo y conocer y respetar las  características individuales junto con los propios deseos y las posibilidades reales en cada momento y circunstancia vital.
Encontrar el sentido de la vida no es cerrarse en esquemas o estructuras rígidas que todo lo expliquen,  sino saber fluir con la corriente de la vida en vez de pelear contra ella,  saber que es probable que nunca jamás lleguemos a comprender el plan del Universo en su totalidad y saber que a pesar de ello somos una pieza fundamental de él, reconociendo nuestra propia grandeza aún en nuestra evidente pequeñez.

***

Un ejercicio para experimentar

Este es un simple ejercicio de atención: ¿Probó alguna vez quedarse observando detenidamente cualquier simple detalle de la vida? Por ejemplo, cómo se refleja un rayo de sol sobre algún objeto. ¿Descubrió algo nuevo y distinto al hacerlo durante un buen rato? ¿Probó rememorar detalladamente las escenas de la vida en las que sintió  amor y  goce ? ¿Probó  valorar cuánto logró superarse en circunstancias difíciles y cuánto mejor pudo seguir viviendo después de ellas? Intente recordar con precisión algo que usted mismo haya hecho por alguien…¿Recuerda el gesto que hizo quien recibió su servicio?
Luego de hacer el ejercicio: ¿Logró percibir que no hay que ir tan lejos para conocer el motivo de la propia vida?

Un autor para consultar
¿Quién  mejor para recordar aquí que a Viktor Emil Frankl ? (1905 – 1997) Neurólogo y psiquiatra austríaco, fundador da la Logoterapia. Sobrevivió desde 1942 hasta 1946 en varios campos de concentración nazis. Entre otras obras, escribió el libro “El hombre en busca de sentido”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Acerca del sentido “sentido” de la vida

  1. Neus Pàmies dijo:

    Para tratar de tener una vida mejor es necesario tener sueños, tratar de conseguir cosas que creemos que nos hará más felices, no conformarnos con lo que tenemos si lo consideramos insuficiente para sentirnos llenos, más al mismo tiempo disfrutar de lo que vivimos en cada momento. No importa si lo que deseamos una vez conseguido, no sea como lo hemos imaginado, disfrutémoslo y busquemos otro sueño para conseguir.
    Al mismo tiempo ser realista, no podemos pretender que las cosas o la gente que nos rodea sean como nos gustaría que fueran, más eso no es motivo para no hacer tanto bien como puedas a las personas que te rodean, aunque a veces no te sientas del todo comprendido. Si no te comprenden en ese momento, seguro que algún día les ocurrirá algo que se lo haga comprender, lo importante para mí es sentirme bien con lo que hago, ya sea a nivel de trabajo como personal con las personas que me rodean.
    La desconfianza, el odio, el resentimiento hacia cosas o personas hacen que nos construyamos una coraza que en realidad no nos protege de nada y pesa. No somos nosotros mismos y eso nos hace infelices, nos pone en contra de todo y de todos. Con lo que los únicos perjudicados somos nosotros mismos.
    Sed felices, abrid vuestro corazón .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s