Empatía, compasión y sentido práctico

Todos conocemos el dolor de no haber sido comprendidos alguna vez,  acaso cientos de veces, miles de veces… pero algunos quedan “atascados” en la repetición de patrones emocionales negativos causados por las heridas provenientes de esta esta situación mientras otros logran re-inventarse y ser personas diferentes.

Nuestra educación enfatiza la importancia de la incorporación de cientos de datos que no tienen relevancia alguna pero pasa por alto la transmisión de valores fundamentales. Cada vez más se pone en evidencia que nos estamos convirtiendo en “informados ignorantes” , sabemos un millón de cosas, menos cómo vivir nuestra vida al mando de valores elevados, como son la empatía y la compasión. ¿Acaso no serían estos valores los únicos que permitirían una vida de relación fundada en bases saludables, lógicas y coherentes?

Estos sentimientos nos permiten expresar lo mejor de nosotros,  sin embargo es largo el camino que aún nos queda recorrer y aún es poco lo que se dice todavía de ellos en nuestra sociedad. ¿Porqué nos cuesta tanto tomar en cuenta a los demás como si fuésemos nosotros mismos?¿Porqué nos cuesta ser compasivos? La práctica de la compasión requiere del desarrollo de habilidades sumamente complejas, de todo un despliegue de inteligencia.

Veamos algunas cuestiones que pueden ayudarnos a vislumbrar la complejidad del tema:  ¿Sirve de algo tan solo sentir pasivamente  lo mismo que sufre otro ser? ¿Es bueno que solo nos aboquemos a sentir “lástima” por los demás? ¿Qué se gana cuando alguien hace por el otro lo que el otro por sí mismo debería poder hacer?¿Cuál es la mejor forma de ayudar a los demás?¿Cómo nosotros mismos necesitamos ser ayudados?

Como vemos, es difícil discernir qué hacer cuando de sentir compasión  se trata. ¿Porqué es así? Una hipótesis interesante es la que afirma que nos diferenciamos hace muy poco tiempo de los demás animales ya que la corteza cerebral superior es una adquisición muy reciente en proporción a la duración de la historia de la humanidad y aún somos “jóvenes” y  muy torpes a la hora de entendernos con nuestras emociones. Es así como vivimos trastabillando en el territorio que comprende a las emociones más primarias, toscas y regidas por la impulsividad y las más elevadas, y por eso no sabemos administrarlas aún con eficiencia.

Para ejercer la compasión hace falta tener un pensamiento complejo ya que ésta va mucho más allá de sentir lo que pueda estar sintiendo otra persona (empatía),  e incluye el interés y la predisposición sincera a hacer algo para aliviar el sufrimiento de los demás. Y eso es algo que no solo se aplica a las demás personas y a los demás animales sino también a uno mismo.

Aunque no lo veamos así, no estamos solos, ni somos distintos de los demás, ni estamos aislados en el mundoy tenemos que tomar conciencia de ello. Afortunadamente hay quienes saben muy bien que esto es así y llevan la delantera en cuanto a que viven con inteligencia practicando estos valores  y  pueden guiarnos con su ejemplo por caminos prácticos y muy concretos.

Conozcamos a Toshiro Kanamori, alguien que supo transformase y ayudar a los demás a hacerlo, vale la pena observar a alguien que trabaja como maestro mientras afirma que “estamos aquí para ser felices”. Él  se animó a hacer algo distinto, a ser creativo y a desafiar lo que se espera de los roles que debemos ocupar, es un maestro distinto.  y bien valen sus enseñanzas para todos nosotros, para padres, para cualquiera que intente establecer un buen vínculo con los demás, humanos o animales no humanos.

Tomemos “al toro por las astas” que todavía hay tiempo para construir una vida distinta, para animarnos a hacer realidad valores que parecen siempre ser solo ideales. ¡Empecemos ya!,  hay mucho por hacer.

Veamos esta serie de 3 videos:

http://dotsub.com/view/785206cc-abf6-4019-a16c-5d47ca4f28b1

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biografías y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Empatía, compasión y sentido práctico

  1. Luz dijo:

    Impresionante el video!!!
    Qué ejemplo claro acerca de lo que es realmente importante en la vida. Cuántas veces nos enredamos y perdemos en cosas irrelevantes. Cuántas veces nos quedamos atascados en nimiedades, en pequeñeces. Qué importante mensaje.
    Gcias Fanny por acercarnos este tema tan maravilloso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s