Unir lo que ya estaba unido

Muchas de las maneras en las que pensamos provienen de nuestros ancestros, de esos tiempos en los que veíamos las cosas desde otra perspectiva. El mundo quizás haya sido más extremo para ellos, el miedo o la calma, la lluvia o la escasez, lo peligroso o lo seguro, lo bueno y lo malo. Aprendimos el mundo del blanco y del negro, esa realidad que nos hace leer todo basándonos en una dualidad: “me gusta o no me gusta”…”me hiciste daño o soy completamente feliz gracias a ti”…” hice las cosas bien o soy un desastre”…, y así en más, este estilo de transformar todo en dos polos puede llevarnos hasta el infinito, es toda una manera de pensar que forja en nosotros incluso un estilo de vida. Nuestros pensamientos y acciones suelen basarse en -por lo menos- dos cosas opuestas, de forma que terminamos no dándonos cuenta de las presiones a las que nos exponemos por causa de “pasearnos” por los extremos. ¡Cuánto saben de esto quienes escriben guiones de novelas baratas!.
La historia de la humanidad está basada en “tironeos” entre cosas, en tomar partido, pelear por lo opuesto, vivir y constituirnos como entes siempre en función de algún tipo de enfrentamiento que parece darnos sentido y pertenencia. ¿Cómo es que nos ocurre esto? El tema es largo y también muy ancho, pero una de las cosas que podemos mencionar, muy resumidamente, es el de la transmisión cultural de los valores “en bloque”, ya que de esta forma hemos sido educados. Por ejemplo, veamos el tema del hijo elegido: el que sabe, el maduro, el responsable…mientras que, automáticamente,  todos los demás hijos pasan a ser el exacto contrario para los padres. Otro ejemplo de la vida cotidiana: el alumno perfecto…el inteligente, el que ocupa el lugar más deseado y todos los demás…no tienen peso, ni importancia, ni futuro. El lindo y el feo, el exitoso y el fracasado, el tonto o el sabio…El enfrentamiento extremo entre la locura y la cordura, tan extremo que todos tememos a la locura (afortunadamente algunos también temen ser cuerdos en extremo). ¡Cuántos estereotipos rigen nuestra vida!.  

A modo de ejemplo, acá van solo algunas “dualidades”, el listado puede ser infinito: 

  • Es bueno ser responsables y exigentes en todo lo que hacemos, pero no es tan bueno presionarse a ser mejores TODO el tiempo.
  • Es bueno explicar a los demás, pero a veces…sobre todo cuando no nos escuchan o no nos entienden, es mejor callar.
  • Está bien ser educados y compasivos, pero no cuando al hacerlo dejamos que nos hagan daño…en ese caso será mejor salir al mundo dispuestos a gritar.  
  • No es buena ni la anorexia, ni obesidad extrema.
  • Hay emociones que hay que atender, por ello es bueno dejarlas crecer y permitirles que habiten  nuestro cuerpo para así acceder a conocerlas. En cambio…hay otros momentos….luego de haberlas escuchado…en los que lo mejor no darles más un espacio en nuestras vidas.
  • Es tan bueno dar sin vaciarse como recibir sin “atiborrarse”.
  • Nada hay mejor que mencionar y extrañar a una persona que se ha ido, como al tiempo dejar de hacerlo.
  • ¡Qué bueno es descansar cuando no somos perezosos!

Es importante tomar nota, ser plenamente concientes del momento en el que estamos disociando cosas que en verdad se complementan, ya que el navegar entre extremos que no se juntan empobrece la vida, genera odio y tensiones no solo en la vida de una sola persona sino entre los pueblos.

Cada unquien  tiene características personales, forjadas por su cultura y por su propia historia y puede ver enemigos o amigos en muy  distintos contextos. Ya que son conductas automáticas que habitan en espacios inconscientes: ¿Pueden darse cuenta ustedes de los temas en los que están haciendo esto?. Es casi seguro que, si lo hacen, se verán a sí mismos más integrados, lo que es lo mismo que decir, más libres y relajados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, superación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Unir lo que ya estaba unido

  1. patricia dijo:

    Muy Buen articulo!!! gracias Fanny! te abrazo, Patricia

  2. Muchas gracias, Patricia. Un abrazo enorme. Fanny

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s