La bondad y los “pinches tiranos”

Se pusieron a pensar alguna vez, bien en serio y muy a fondo qué significa sostener automáticamente el “soy bueno”.¿Ser bueno es “hacer siempre el bien sin mirar a quién”?¿Hay que ser bondadoso siempre, en todo momento, con cualquier persona, no importa en qué situación nos encontremos? Pero acaso: ¿No se descubren muchas veces siendo buenos con los demás a la vez que por esa acción, se perjudicaron a ustedes mismos?.

A la ingenuidad hay que trabajarla, acotarla, bien usarla. Si leyeron a Castañeda recordarán el término “pinches tiranos”, los cita en su libro “El fuego Interno”,  son aquellas personas que nos aguijonean, que nos hacen la vida imposible, son los pequeños o los grandes torturadores de nuestra vida cotidiana. Son las personas que cuando les hacemos bien se aprovechan de nuestro gesto para pegarnos a donde más nos duele, ven que estamos abriéndonos para luego manipularnos en pos de sus artimañas. Entonces, nosotros -atónitos- no podemos comprender el gesto que han tenido en semejante contexto de generosidad, apenas podemos percibir las consecuencias de una actitud que ni siquiera nos entra en la cabeza. Y si el enojo es acumulado, hasta sentimos ira por hacerle bien a los demás (grave error de interpretación), una ira largamente alimentada a través de la vida que queda oculta detrás de esa imagen angelical que estamos siempre preocupados por proyectar tanto a los demás como a nosotros mismos.

No hay nada en la realidad que sea limpio, puro, bello y carente del más mínimo desequilibrio. Pero nosotros, en pos del logro de la perfecta armonía, detrás de la búsqueda de una auto imagen “esterilizada” de nosotros mismos, actuamos ingenuamente frente a las maldades que los otros no tienen ningún empacho en ejercer contra nosotros. ¿Porqué lo hacemos? Por defender nuestro supuesto ego, que no es más que una imagen y un reflejo lejano de algo que es nuestra más profunda esencia. Entonces, bienvenidos quienes cuando queremos actuar de ángeles perfectos nos burlan con sus maldades porque ellos nos muestran que no debemos buscar ser perfectos.

Dijo el poeta inglés Robert Browning:  “LA CULPA LA TIENE SÓLO EL TIEMPO. TODOS LOS HOMBRES SE TORNAN BUENOS, PERO ¡TAN DESPACIO!”. Porque el que una persona logre ser bondadosa se da en un proceso que incluye el trabajo con sus aspectos oscuros y “malos”, en su posibilidad de abrirse en una actitud madura a sus errores, a sus “defectos”, a sus fealdades y en una certeza de tener para sí mismo lo que luego ofrece a los demás. La bondad se construye sobre la base de la valentía de atreverse a navegar por las aguas de las maldades, a pasar por alto el qué dirán, a atreverse a ser agresivos-no violentos cuando se hace necesario.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Compasión, Cuentos, Educación, Meditación, Pensamientos, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, superación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s