¡No quiero!…si es por limosna, compasión ciega o por lástima

“Hasta la capacidad de ayudar a los otros y darles nuestro tiempo y posesiones puede ser “poseída” con apego si, mediante tales acciones, nos estamos realmente imponiendo a los demás y obligándolos hacia nosotros. Pues, en ese caso, estamos tratando de comprarlos y obtener la posesión de ellos mediante los favores que les hacemos”.  Thomas Merton

Hemos sido educados bajo la suposición de que las cosas se rigen por la perfección absoluta. ¡Grave error que nos presiona en nuestra vida cotidiana a desear siempre ser intachables y estar completamente libres de oscuridades y malos deseos! ¿Cuántas cosas hacemos en pos de la imagen de santidad que nos han inculcado como ideal hacia el que dirigirnos en todo lo que hacemos?¿Cuántos han llegado a gobernarnos debido a que nos han hecho creer que ellos sí son quienes en realidad nos dan lo que necesitamos ya que nosotros somos vulnerables, “pobrecitos” y necesitados? ¿Hay alguna mejor manera de debilitarnos que insinuarnos que somos impotentes?

¿”Hacer el bien sin mirar a quién”? No lo se, la intención que rige estas palabras suele ser buena, pero los resultados -desde el punto de vista psicológico- no siempre son tan sanos. Regidos por estas imágenes de santidad absoluta, ni dudamos en negar a otro lo que SUPONEMOS que necesita y se lo damos SIN CONDICIONES. Bajo el manto del mandato de pureza personal, no nos atrevemos a decir no, un “NO” grande a veces, cuando las condiciones del dar pueden desfavorables para alguien. ¿Se puede, acaso, seguir dando a quien nos muerde la mano? Nadie debería esperar que el agradecimiento sea siempre proporcional a la medida de lo que se está dando, pero otra cosa es dar indiscriminadamente, bajo la visión de que quien recibe es alguien distinto, alguien que por su sufrimiento o dolor es “menos” que nosotros y por ello acreedor de nuestros favores de manera INCONDICIONAL. Lleno está el mundo de gente que se daña a sí misma al “ayudar” pasando por alto que en el acto de dar y recibir nadie debería salir dañado, aunque el dar a veces implique una medida de sacrificio personal. Complementariamente, el recibir nos obliga a un compromiso, a una responsabilidad, al agradecimiento, al aprovechamiento productivo de lo que hemos recibido; de lo contrario, recibir sería un puro acto de “vampirismo” de un otro que se vaciará para completarnos a nosotros en lo que nosotros mismos nos sentimos desposeídos.

Más que ir hacia el encuentro de una santidad pura y perfecta, se trata acá de llegar a la verdad acerca de nuestro propio egoísmo e interés personal, de dejar al descubierto los motivos verdaderos por los que a veces damos a los demás bajo la apariencia de “buenos”, que solo es la máscara que oculta el que damos a otros motivados por el miedo a no ser amados o valorados suficientemente, a no ser aceptados a pesar de nuestras imperfecciones, a salirnos del juego de la codicia, el interés y la manipulación a través de un falso dar, que -más tarde o más temprano- significará “quitar”. Porque…¿Cuántas veces la caridad mal entendida tapa la dignidad de los demás? “¡No… gracias, no me den!”…  si lo que me dan me muestra débil, pobre e incapacitado de mi posibilidad de hacer, ser y poder en la vida. “No, gracias…” también habría que decirles a quienes dicen que nos gobiernan pero administran nuestros propios recursos en un engaño que nos torna esclavos de sus propias necesidades.

El dar y el recibir son verbos que conllevan una inteligencia profunda, implican una práctica que debe ser consciente y que nos tiene que conducir a conocer muy bien PORQUÉ DAMOS CUANDO DAMOS ya que solo así veremos con claridad qué intereses verdaderos hay en juego detrás de beneficencia, tanto pública como privada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Compasión, Educación, Meditación, Pensamientos, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, superación y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s