Dejarnos llevar activamente

Le preguntan a Chögyam Trungpa: ¿Y qué si uno no ha alcanzado el nivel de la compasión y la sabiduría verdaderas?

Chögyam respondió: “Uno no pone en tela de juicio ni se preocupa por su propia sabiduría. Uno se limita a hacer lo que las circunstancias requieren. La situación a la cual se enfrenta uno es de por sí lo suficientemente profunda como para que la consideremos conocimiento cabal. No se necesita ninguna fuente secundaria de información. No se necesita ningún tipo de refuerzo o directriz para la acción. El refuerzo lo provee automáticamente la situación misma. Cuando es menester hacer las cosas por la fuerza, usted se limita a hacerlas de esa manera, porque la situación exige tal respuesta. No se trata de imponerle la fuerza a la situación sino que usted se hace instrumento de la situación”.

Vivir desde nosotros hacia el mundo, desde un eje que nos guíe, desde la intuición, desde lo que sentimos… ¡desde adentro!. No se trata de esperar que las respuestas provengan de las circunstancias externas o desde las otras personas, ningún maestro podrá hacer nacer en nosotros aquello que no esté preparado para nacer en nosotros, además de que no es necesario que nazca compulsivamente como respuesta a las cosas que aún no sabemos y que no soportamos no saber. Tampoco se trata de establecer si en verdad sabemos, ni cuánto sabemos, ni si lo que sabemos es válido o no, ya que al hacer esto entramos en comparaciones que oscurecen, fuerzan y tuercen la realidad alejándonos de nuestro “conocimiento ganado”.

Relajarnos en quienes somos, apreciarnos, confiar en nosotros, saber que sabemos cosas y que hay otras que, naturalmente, no las sabemos pero estamos dispuestos a tener paciencia para aprender. Vivir desde el momento en el que nos encontramos, sin pretender ser quienes no somos, nos permite experimentar una libertad que se basa en el derecho a ser auténticos y desde la que nos abriremos a aceptar la aventura, las nuevas experiencias (otra forma de decir que sería vivir con menos miedo).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Atención Plena, Budismo, Compasión, libertad, Meditación, Pensamientos, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, sabiduria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s