El amor por los objetos

¿Prestamos atención a los objetos que poseemos? ¿Qué importancia le damos a los electrodomésticos, a nuestras ropas, a los utensilios de cocina, a los artículos de librería que acumulamos en nuestras mesas de trabajo? Nuestras cosas nos están proporcionando servicios y les debemos nuestra gratitud.

Las tradiciones de sabiduría del mundo ponen el énfasis en el respeto a los objetos inanimados. Muchos cristianos ven el valor sacramental de las cosas como signos de la presencia de Dios, místicos judíos hablan de la “chispa divina” que reside en todo, los hindúes tienen el placer de los objetos ordinarios como manifestaciones de Brahman. Como decía el sacerdote católico francés Teilhard de Chardin, desafiándonos a replantear nuestras ideas y hábitos sobre el trato que le damos a nuestras posesiones materiales, “tenemos que reconocer que “las cosas tienen su interior“.

En cambio, en Occidente , los objetos son usados y tirados sin más ni más, hemos perdido esta reverencia por las posesiones, es poco lo que apreciamos a los objetos , poco lo que valoramos su belleza y su utilidad.  No solemos considerar a los objetos como como compañeros y amigos,  y nuestras posesiones y herramientas de nuestro oficio son vistos como simples recursos para ser explotados y desechados cuando no nos sirven más.

En nuestra sociedad,  la de la enfermedad del apuro y la urgencia, el mantenimiento sensible de nuestras posesiones no parece ser un tema de alta prioridad. Pero, como muchos hombres sensibles han expresado, cuando amamos, apreciamos y respetamos nuestras cosas, somos renovados y transformados por su energía, belleza y singularidad. He aquí algunas sugerencias prácticas que nos pueden ayudar a manejar sus cosas con cuidado.

  • Darnos un momento para dedicarles a nuestras cosas nuevas, darles la bienvenida explícitamente puede ayudar a que los respetemos, además de darnos un momento para recordar que los recursos de nuestro planeta son limitados y tienen que ser compartidos (por mucho que muchos lo quieran negar).
  • Ungir nuestra casa de cosas bellas. No importa si son muchas o pocas, caras o no muy costosas, hechas por otros o por nosotros mismos, ya que al hacerlo nos contagiaremos de la belleza que ellas nos pueden brindar.
  • Llevar un poco de encanto a los lugares de trabajo, que a pesar de que pasamos muchas horas allí, a menudo carecen de detalles humanos y de  belleza. En cada objeto que tengamos cerca llevaremos magia al lugar, a la vez que la energía o las vibraciones emocionales de aquellos que amamos.
  • Reunir todos los aparatos eléctricos y darles una buena limpieza y revisión, esto significará que estamos agradecidos por lo que estas cosas significan para nosotros.
  • La cortesía tendría que  caracterizar a nuestras interacciones con los objetos inanimados. Si pegamos un portazo, deberíamos volver a abrir la puerta para cerrarla correctamente, a la vez que le  pedimos disculpas por nuestra falta de sensibilidad.
  • Seamos generosos con las personas que nos ayudan a mantener nuestras cosas.Quienes limpian nuestras casas, los  jardineros, todos los proveedores de servicios a menudo son los que se ocupan de la conservación de nuestras posesiones. Tratarlos bien y además, recompensarlos económicamente con justicia.
  • No dejemos luces encendidas cuando no las usamos, no dejemos que el agua corra innecesariamente, y tampoco alimentos sin comer en el plato.
  • Otra forma de honrar a las cosas que ya no usamos es dejarlos ir para que otros puedan apreciarlas. Una vez al año tomémonos por lo menos un día para abrir todos los cajones y armarios con miras a dejar ir lo que ya no necesitamos. Consideremos las diferencias entre guardar cosas para acumular, para reciclar, o para volver a usar. Es muy lindo experimentar la amplitud de los espacios que no guardan más las cosas que no necesitamos.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos, Ecología, Educación, Pensamientos, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, resolución conflictos, sabiduria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s