LA COMPASIÓN HACIA TODOS LOS SERES. Un homenaje a Charles Darwin

“En la medida en que el ser humano va civilizándose y las pequeñas tribus se agrupan en comunidades mayores, la simple razón diría al individuo que debía expandir su compasión y sus instintos sociales a todos los miembros de su grupo por más que, para él, fuesen desconocidas. De ser así, la única barrera que impide la expansión de la misma compasión a los hombres de todas las naciones y razas es una barrera artificial. Si, de hecho, los hombres están separados por grandes diferencias de apariencia, hábitos y experiencia, eso sólo nos muestra, por desgracia, lo diversa que es nuestra especie antes de ver a todos sus integrantes como nuestros semejantes. La compasión que se expande más allá de los confines de la humanidad y llega a abarcar a los animes inferiores parece ser una de las últimas habilidades sociales que hemos adquirido. Esta virtud, una de las más nobles de las que está dotados el ser humano, parece derivarse, dicho sea de paso, de un afecto más amplio y más tierno que llega a abarcar a todos los seres sensibles”.

Darwin no es quien me enseñaron que era, por fortuna lo pude re-descubrir hace algún tiempo. Él ya sabía mucho de lo que hay que saber, sabía sobre la evolución de las especies, pero además sobre la evolución espiritual de nuestra especie. Transmitió un mensaje que muchas personas no quieren escuchar. Tanto se niegan a reconocer que los animales tienen sentimientos como a ver que otras personas sufren lejos del alcance de sus propios ojos. No les interesa que otras personas la están pasando mal en otra parte y, mucho menos, que es necesario ocuparse de la vida de todos los animales. Comemos cerdo, pero ¿a quién le importa el sufrimiento del cerdo? Esta es una pregunta para algunos ridícula o inexistente. Por esto Darwin pensaba que EL ESTADIO MÁS ELEVADO DEL DESARROLLO MORAL ES AQUÉL EN EL QUE NOS PREOCUPAMOS DE TODOS LOS SERES SENSIBLES, SIN EXCEPCIÓN.

Y, lo más importante: Darwin además fue un hombre que vivió una vida coherente con los valores que investigó, amó a su familia y defendió causas sociales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biografías, Compasión, Educación, Pensamientos, problemas sociales, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, Sin categoría, sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s