¿Nacemos buenos y nos hacen malos?

¿Somos buenos o somos malos? Este es un tema que abarca muy distintas cuestiones ya que se plantea en niveles que van desde la ilusión simplona de suponer que somos angelitos encarnados, puros y sin sombras u oscuridades que ensucien nuestro accionar, hasta la dureza extrema de pensar todo ser humano es malo por naturaleza.
Solemos dividir las cosas en blancos o negros que no tienen salida ni resolución fructífera. Basados en diversas contradicciones o polaridades tenemos la costumbre automática de ver el mundo de manera infantil, una forma que en nada nos ayuda a lidiar con nuestras emociones encontradas: naturaleza versus cultura, hadas puras o brujas malvadas, duendes o demonios, monstruos o santos.

Chogyam Trungpa, maestro budista de la tradición Shambhala, opinaba que NUESTRA NATURALEZA ES LA BONDAD. Con ello no quería decir que las personas sean moralmente siempre buenas -eso sería ser ingenuos- como que nuestra naturaleza primordial es incondicionalmente sana, porque se halla conectada con la realidad. Este tipo de bondad primordial trasciende las nociones convencionales de bondad y maldad, y se encuentra mas allá  de la personalidad y de la conducta condicionada que siempre entremezcla tendencias positivas y negativas. Desde esta perspectiva, las conductas malas y destructivas no son sino el resultado de la acción de personas que ignoran la salud que se oculta en su naturaleza esencia.

Coincido y  creo que la maldad es equivalente a la ignorancia, observen que muchos que no han sido escolarizados son sabios y que otros que dicen ser “ilustres” (post grados en economía, en ciencias políticas…etc…etc…)  manejan al mundo desde su crueldad e indiferencia. ¿Cómo lo ven ustedes? ¿Cómo se ven a sí mismos? ¿Pueden darse cuenta que muchas veces, en función de querer ser buenos, se sienten culpables de cosas que no han hecho o no se animan a hacer y a decir lo que creen justo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Budismo, Compasión, Educación, libertad, Pensamientos, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, sabiduria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s