Diferencias entre la bondad, la ingenuidad y la compasión valiente

¿Nunca les pasó que mientras pensaban que sentían una compasión profunda,  la persona a quien le dirigían ese sentimiento terminó burlándose de ustedes?¿Quién alguna vez no ayudó a alguien, por ejemplo prestándole o donándole dinero u otros bienes en una supuesta emergencia,  para luego comprobar que habían sido burlados en la buena fe? ¿Quién no intentó hablarle suavemente a alguien que luego lo insultó? Los ejemplos en los que nos sentimos piadosos con alguien y luego salimos perdiendo son infinitos. Los invito a revisar la propia historia en la búsqueda de situaciones en las que se hayan sentido defraudados o traicionados -muchas veces por parientes “cercanos”- para así poder investigar el juego de la compasión mal entendida. ¡Y quien nadie diga que no le ocurrió algo de esto alguna vez! Ya que quienes sienten bondad y tienen siempre buenas intenciones han atravesado alguna situación parecida a la que ya enumeramos.

Jack Kornfield, maestro de meditación y terapeuta, director de Spirit Rock Center, en California, relata la siguiente historia:

“A veces, la compasión por nosotros mismos y los demás exige que establezcamos limites y fronteras, que aprendamos a decir que no pero sin alejar a otra persona de nuestro corazón. Una amiga mía que estudiaba en India, viajaba una noche por las oscuras calles de Calcuta hacia la estación de tren. A lo largo de varios meses, había estado practicando tanto Meditación Vipassana (de la Visión Profunda) tanto como prácticas complementarias de amor y compasión. Esa noche iba camino de un retiro de meditación con un amigo. De repente, un hombre saltó a su triciclo e intentó echarla fuera. Ella y su amigo consiguieron expulsarlo, y todavía con miedo en el cuerpo, prosiguieron hasta la estación. Cuando le explicó la historia a su maestro, éste expresó su preocupación y dijo: <Querida, con todo el amor y compasión de tu corazón tenías que haber cogido tu paraguas y haberle golpeado en la cabeza >.

Si nos toman el pelo nos hacen mal, pero si nosotros no reaccionamos, además le hacemos mal a los demás. ¿Lo habían pensado así?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor por uno mismo, Budismo, Compasión, Cuentos, espiritual, inteligencia espiritual, Pensamientos, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, sabiduria y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Diferencias entre la bondad, la ingenuidad y la compasión valiente

  1. Adriana carísimo dijo:

    MUY BUENO. Saludos!

Responder a Adriana carísimo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s