7 Prácticas para cultivar la compasión

“Si usted quiere que los demás sean felices, practique la compasión. Si quieres ser feliz, practique la compasión”-.   Dalai Lama

Creo que la compasión es una de las pocas cosas que podemos practicar que nos traerán la felicidad inmediata y a largo plazo a nuestras vidas. Yo no estoy hablando de la gratificación rápida(sexo, juego, etc…), sino algo que genera felicidad verdadera y duradera.
La clave para desarrollar compasión en tu vida es hacer que sea una práctica cotidiana.
Medita sobre ella en la mañana (se puede hacer incluso mientras leemos el correo electrónico), piensa en ella cuando interactúas con los demás y reflexiona sobre ella por la noche. De esta manera, se convertirá en una parte de su vida. O como dijo el Dalai Lama: “Este es mi simple religión . No hay necesidad de templos, no hay necesidad para la filosofía complicada. Nuestro propio cerebro, nuestro propio corazón es nuestro templo, la filosofía es la bondad “.
Definición (Wikipedia)
La compasión es una emoción que implica sentir el sufrimiento compartido, combinada con un deseo de aliviar o reducir el sufrimiento de los otros, a la vez que ofrecer bondad especial a los que sufren. La compasión surge esencialmente a través de la empatía, y se caracteriza a menudo por medio de acciones, cuando una persona actúa con compasión tratará de ayudar a aquellos por los que siente la emoción.
Los actos compasivos son generalmente considerados como los que toman en cuenta el sufrimiento de los demás y el tratar de aliviar ese sufrimiento como si fuera la propio. En este sentido, las diversas formas de la “Regla de Oro” * se basan claramente en el concepto de la compasión.
Compasión se diferencia de otras formas de comportamiento humano servicial o porque su atención se centra principalmente en el alivio del sufrimiento.

*La “Regla de Oro” es el principio moral general que dice: trata a tus congéneres igual que quisieras ser tratado y que se encuentra en prácticamente todas las  a menudo como una regla fundamental. Este hecho sugiere que puede estar relacionada con aspectos innatos de la naturaleza humana. Un elemento clave de la regla de oro es que una persona que intenta vivir con esta regla trata a todo el mundo y no solo a miembros de su grupo con consideración. Está considerada la base esencial para el concepto moderno de los derechos humanos.

Beneficios
¿Por qué desarrollar la compasión en su vida? Bueno, hay estudios científicos que sugieren que hay beneficios físicos para practicar la compasión – las personas que lo practican producen más DHEA 100, que es una hormona que contrarresta el proceso de envejecimiento, y 23 por ciento menos de cortisol -“hormona del estrés”.

Pero hay otros beneficios, y estos son emocionales y espirituales. El principal beneficio es que ayuda a ser más feliz, a la vez que genera felicidad a los que están alrededor. Si estamos de acuerdo en que es un objetivo común de cada uno de nosotros el tratar de ser feliz, entonces la compasión es una de las principales herramientas para alcanzar esa felicidad. Por ello es de suma importancia cultivar la compasión en nuestras vidas -una compasión práctica- todos los días.

¿Cómo podemos hacer esto? Esta guía contiene 7 diferentes prácticas que usted puede probar y tal vez incorporar en su vida diaria:

1. “RITUAL” MATINAL.
Salude a cada mañana con un ritual. Prueba este, sugerido por el Dalai Lama: “Hoy me siento afortunado de haber despertado, estoy vivo, tengo una preciosa vida humana, y no voy a desperdiciarla. Voy a utilizar todas mis energías para desarrollarme, para expandir mi corazón a los demás, para alcanzar la iluminación en beneficio de todos los seres, voy a tener buenos pensamientos hacia los demás, no me voy a enojar o pensar mal de los demás, voy a beneficiar a los demás tanto como me sea posible”.Entonces, cuando usted haya hecho esto, pruebe una de las prácticas siguientes.

2. PRÁCTICA DE LA EMPATÍA. El primer paso en el cultivo de la compasión es el desarrollo de la empatía por los demás seres humanos. Muchos de nosotros creemos que tenemos empatía, y esto es verdad en algún nivel y en casi todos nosotros. Pero muchas veces estamos centrados en nosotros mismos (yo no soy una excepción) y dejamos que nuestro sentido de la empatía se oxide. Pruebe este ejercicio: Imagine que un ser querido está sufriendo. Algo terrible le ha pasado a él o ella. Ahora trata de imaginar el dolor que están pasando. Imagine el sufrimiento con el mayor detalle posible. Después de hacer esta práctica durante un par de semanas, usted debe tratar de pasar a imaginar el sufrimiento de otras personas que conozcan no sólo los que están cerca de usted.

3. SIMILITUDES CON LOS DEMÁS
En vez de reconocer las diferencias entre usted y otros, tratar de reconocer lo que tienen en común. En la raíz de todo, todos somos seres humanos. Necesitamos comida y refugio y amor. Ansiamos la atención y el reconocimiento y el afecto, y sobre todo, la felicidad. Reflexiona sobre estas cosas en común que tiene con cualquier otro ser humano, y haz caso omiso de las diferencias. Uno de mis ejercicios favoritos proviene de un gran artículo de la revista Ode – es un ejercicio de cinco pasos para probar cuando se reúna con amigos y extraños. Hazlo discretamente y trata de hacer todos los pasos con la misma persona. Con la atención dirigida a la otra persona, se dice (para uno mismo):

Paso 1: “Al igual que yo, esta persona está buscando la felicidad en su la vida.”
Paso 2: “Al igual que yo, esta persona está tratando de evitar el sufrimiento en su / la vida.”
Paso 3: “Al igual que yo, esta persona ha conocido la tristeza, la soledad y la desesperación.”
Paso 4: “Al igual que yo, esta persona está tratando de llenar su/ sus necesidades”.
Paso 5: “Al igual que yo, esta persona está aprendiendo sobre la vida.”

4. PRÁCTICA DE ALIVIO DEL SUFRIMIENTO
Una vez que pueda empatizar con otra persona y comprender su humanidad y su sufrimiento, el siguiente paso es querer que esa persona a se libere  del sufrimiento. Este es el corazón de la compasión – en realidad la definición de la misma. Pruebe este ejercicio: Imaginar el sufrimiento de un ser humano que he conocido recientemente. Ahora imagine que usted es el que atraviesa ese sufrimiento. Reflexione sobre lo mucho que le gustaría que el sufrimiento termine. Reflexione sobre lo feliz que sería si otro ser humano le deseara que su sufrimiento termine, y actúe en consecuencia. Abre tu corazón a ese ser humano y si sientes verdaderamente un poco que te gustaría poner fin a su sufrimiento, reflexiona sobre esa sensación. Esa es la sensación que se quiere desarrollar. Con la práctica constante, esa sensación puede ser cultivada y alimentada.

5. LEY DE LA PRÁCTICA AMABILIDAD
Ahora que ha conseguido buenos en la práctica 4, tomar el ejercicio un paso más allá. Imaginemos de nuevo el sufrimiento de alguien que usted conoce o conoció recientemente. Imaginemos de nuevo que usted es esa persona, y están pasando por ese sufrimiento. Ahora imagine que otro ser humano le gustaría que tu sufrimiento termine – tal vez su madre u otro ser querido. ¿Qué le gustaría hacer a esa persona para poner fin a su sufrimiento? Ahora invertir los papeles: usted es la persona que desea que la otra persona que está sufriendo deje de sufrir. Imagina que hacer algo para ayudar a aliviar el sufrimiento a que termine por completo. Una vez que llegue bien en esta etapa, la práctica de hacer algo pequeño cada día para ayudar a poner fin al sufrimiento de los demás, incluso puede hacerse en una medida pequeña. Incluso una sonrisa o una palabra amable, o hacer un mandado o una tarea, o simplemente hablando de un problema con otra persona. Practica haciendo algo bueno para ayudar a aliviar el sufrimiento de los demás. Cuando seas bueno en esto, lo puedes practicar diariamente, y practicar en todo el día.

6. PRÁCTICA DE LA COMPASIÓN CON RELACIÓN A QUIENES NOS MALTRATAN
La etapa final de estas prácticas es la de no sólo querer aliviar el sufrimiento de aquellos a quienes amamos sino incluso el de aquellos que nos maltratan. Cuando nos encontramos con alguien que nos trata mal, en lugar de actuar con ira, es mejor retirarte. Más adelante, cuando estés más tranquilo y distante, podrás reflexionar sobre esa persona. Trata de imaginar el interior de esa persona. Trate de imaginar lo que le enseñaron en su infancia. Trata de imaginar el estado de ánimo con que estaba esa persona – el sufrimiento que debe haber atravesado para maltratarte a ti de esa manera. Y trata de  comprender que su acción no fue por ti, sino por lo que le estaba pasando. Ahora piensa un poco más sobre el sufrimiento de esa pobre persona , y vé si te puedes imaginarte tratando de detener el sufrimiento de esa persona. Y luego piensa si maltrataste alguna vez a alguien que se comportó con amabilidad y compasión hacia ti, si eso te hace menos propensos a maltratar a esa persona la próxima vez, y si tienes más probabilidades de ser amable con esa persona. Hazlo en pequeñas dosis, hasta que esté bien. “Machacando” se aprende el oficio.

7. RUTINA DE LA NOCHE
Te recomiendo que se tomes unos minutos antes de irte a la cama para reflexionar sobre tu día. Piensa en las personas que conociste y con las que hablaste, y cómo se trataban entre sí. Piensa en la meta que te propusiste a la mañana… actuar con compasión hacia los demás. ¿Cuán bien lo hiciste? ¿Qué podría hacerse mejor? ¿Qué has aprendido de tus experiencias hoy?

Estas prácticas compasivas se pueden hacer en cualquier lugar ya cualquier hora. En el trabajo, en casa, en la calle, durante un viaje, mientras estás en una tienda, mientras que están en la casa de un amigo o miembro de la familia. Intercalando el día con un ritual de la mañana y de la tarde, se puede enfocar la intención de forma que se puede practicar la compasión sistemáticamente.  De esta forma llevarás felicidad a tu vida y a la de los que te rodean.

7 Practicas para cultivar la compasión–por Leo Babauta. 2-8-12. Dailygood

Anuncios
Esta entrada fue publicada en amor incondicional, Atención Plena, Autocompasión, Compasión, Enseñanzas, inteligencia espiritual, Mindfulness, Pensamientos, Psicología Humanista - Transpersonal. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a 7 Prácticas para cultivar la compasión

  1. Juan Manuel dijo:

    Estupendo escrito..!!!

  2. Adriana carísimo dijo:

    Maravillosas verdades. Me pregunto cuánto tenemos que querer aliviar el sufrimiento ajeno, cuanta empatía, cuanta compasión, y como podemos saber si la persona que creemos estar ayudando en realidad nos está haciendo mal…Abrazo, Fanny!

  3. Pensemos juntas un poquito más. Creo que a lo largo de toda la vida iremos atravesando situaciones muchas de las cuales nos acarrearán sufrimiento, es parte de la realidad. Pero el hecho es que todos nos merecemos estar bien, ser felices, vivir en paz, vivir y amar con alegría. Ahora bien, gran parte del sufrimiento se puede evitar y nuestra tarea es la de encontrar la forma de hacerlo. Pero nosotros somos iguales a los demás, somos uno entre los otros, y es también nuestra tarea la de resolver el enigma del sufrir de más. Si no estamos bien, no podremos hacer nada por los otros, ahí comienza la obligación con nosotros mismos, sin auto-buen trato, no hay compasión sana por los demás. En cuanto a cómo saber si otra persona nos está haciendo mal…difícil responderlo.. en general, creo que lo más importante es la honestidad, la voluntad de aceptar la verdad, la disposición para descubrir qué reside en nuestro inconsciente y qué no podemos ver. Si una persona tiene esta posición frente a los conflictos, entonces creo que por más que tengamos que atravesar con ella dolores y dificultades, es probable que no nos esté haciendo mal. La negación, el no comunicarse bien, el repetir errores sin darle lugar al aprendizaje….bueno, eso sí creo que hace mal. ¿Te parece que es así? Un abrazo. Fanny

  4. Adriana carísimo dijo:

    Qué lindo!! me encanta la propuesta. Para mí significa una puerta que se abre, un tema nuevo para trabajar en mi. Una puerta que se cierra para el responsabilizar a los demás por mi sufrimiento. Súper esclarecedor!! GRACIAS, FANNY! Un abrazo de todo corazón!

  5. De esto se trata, de ver con qué herramientas contamos antes de responsabilizar a los demàs…¿no? sobre todo cuando los demás quieren seguir haciendo las cosas de la misma forma en la que las hicieron cuando nos hicieron mal. Un abrazo grande, de todo corazón tambièn.

  6. Pingback: 7 Prácticas para cultivar la compasión | Terapia Psicológica Y Constelaciones Familiares

  7. Miriam dijo:

    Gracias por la información

Responder a vivosydespiertos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s