Repetir, observar y transformar

Amigo, por favor, dime qué puedo hacer con este mundo
Me apego, y doy vueltas.

Abandoné las ropas, y llevé una túnica,
pero un día me di cuenta de que la ropa estaba bien tejida.

Por lo que vestí con arpillera, pero
la llevaba elegantemente sobre mi hombro izquierdo.

Reprimí mi deseo sexual,
y ahora descubro que estoy muy enfadado.

Abandoné la rabia, y ahora me doy cuenta
de que el anhelo me consume.

Trabajé muy duro para disolver mi anhelo,
y ahora estoy lleno de orgullo.

Cuando la mente desea romper su vínculo con el mundo
sigue aferrándose a algo.

Kabir

Al estar abiertos a todo lo que se nos presenta con valentía y paciencia para soportar lo que nos resulta desagradable, podremos atravesar el miedo y así llegar a la comprensión profunda de nuestras emociones más difíciles. El miedo nos empequeñece, nos hace repetir inútilmente el pasado, nos fija a nuestros hábitos mentales.

Al meditar ampliamos nuestro campo de atención hacia aquellos aspectos que, cuando estamos distraídos, nos inundan. Al prestar atención, poco a poco aprenderemos a ver cómo podemos salir del estancamiento, de la defensa que erigimos contra lo que nos disgusta hasta ver que los obstáculos sólo son visitantes asiduos de los que alguna vez podremos despedirnos.

Se trata de descubrir qué de lo que nos resulta insoportable está pidiendo comprensión de nuestra parte, de forma que podamos ver cuál es el sentimiento  que está en el centro de cada experiencia con total y amplia aceptación. Este proceso merece que invirtamos toda nuestra energía  ya que a partir de él podemos ir hacia  la  libertad.

Nuestra cultura nos ha enseñado a contraernos y a reprimirnos, hasta el punto que teminamos no contectándonos con  nuestros sentimientos. Cuando rechazamos estos sentimiento por percibirlos como enemigos de nuestro bienestar , estaríamos reprimiendo una parte de nosotros mismos. Al dejar de lado  la ira, el enojo, y las demás emociones complicadas, éstas retornarán fortalecidas. Sólo cuando aceptamos que nos estamos resistiendo  y comenzamos a  tratar con compasión a cualquier área de nuestra vida, podemos lograr dejar el pasado, tal vez podríamos decir que lograríamos atenuar nuestra neurosis.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor por uno mismo, Atención Plena, Educación, Kabir, Meditación, Paz Interior, Poesía, sabiduria, Salud, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s