Una receta compasiva para digerir errores

papelero

“Aquello que es pasado y que no se pudo evitar no se debe sufrir”

Big Elk, Jefe Maha

Imaginemos que una persona transita por un territorio desconocido, no tiene ni mapa ni brújula.  Lo esperable sería que se equivoque varias veces hasta encontrar el camino correcto. ¿Porqué entonces nosotros nos recriminamos por los errores del pasado si los hemos cometido porque había cosas que no sabíamos?.
Pero nosotros nos culpamos y creamos en nuestra mente historias de rencor hacia nosotros mismos, situaciones que implican a veces un auto-maltrato duro, basado en la culpa, el auto- reproche y el juicio severo e intolerante de nuestra persona (un juicio emitido por nosotros mismos y largamente  estimulado por los valores de la cultura en la que vivimos).
El auto reproche de los errores cometidos se basa en una situación irreal e ilusoria debido a que en nuestra crítica estamos omitiendo el hecho de que en el pasado no teníamos la información que hoy tenemos. Cuando miramos hacia atras desde el presente contamos con datos nuevos que dibujan un mapa diferente, uno que atesora lo que aprendimos y que se fue construyendo en base a la sabiduría que pudimos obtener.
Son sólo dos los enfoques a considerar frente a nuestros propios errores. El primero es el de crear constantemente círculos mentales reiterativos alrededor de todo lo que hicimos mal, un circuito que  nos lleva directo a la angustia nacida en la impotencia que surge cuando nos percatamos que no se pueden cambiar las condiciones pasadas: “estuve mal…”,”no tendría que…”, “podría haber hecho esto en lugar de lo otro…”, “no tendría que haber dicho tal cosa…”.
El segundo  enfoque es el de perdonarnos, permitiendo que las aguas claras y cristalinas del amor por nosotros mismos nos ayuden a ver con nitidez lo mucho que solemos confundir las cosas cuando nos torturarnos con ideas obsesivas. Esta forma de enfocar nuestros errores nos permitirá hacer algo sabio para repararlos. ¿Y cómo hacer esto si no basándonos en la apreciación de que somos “seres de ignorancia”que algunas veces logran llegar a la sabiduría?.
Sentir compasión por nosotros mismos de ninguna manera significa que seamos condescendientes sino todo lo contrario, cuando sentimos compasión estamos preparando un terreno en el que el buen trato y el amor por nosotros mismos nos permitirá sembrar las semillas de la valentía que es necesario tener para reparar los daños hechos por nuestras “metidas de pata”. No necesitamos ser “hijos del rigor” para poder aprender sino todo lo contrario, el amor bondadoso hacia nosotros mismos nos dará fuerza para evolucionar. Muy por el contrario, los pensamientos de culpa y arrepentimiento que nos desvitalizan nos entristecen y nos paralizan.
¿Hay alguna fórmula para dejar ir el pasado? Tanto como “fórmula”…no lo sé, pero si hubiera alguna receta, tal vez una de tantas podría ser la siguiente: conciliar el amor con el perdón, que el perdón no pase por alto la revisión sincera de las causas; agregar a la mezcla un amor que no sea ni tonto ni condescendiente y que de ninguna manera omita la aceptación y reparación de los errores cometidos.

© Fanny Libertun
www.zonatranspersonal.com.ar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en amor incondicional, Amor por uno mismo, Autocompasión, Compasión, Evolución, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, resolución conflictos, sabiduria y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s