Volver a mirarnos como seres humanos

Steve Mc Curry

HAY UN ESPECTÁCULO MAYOR QUE EL MAR Y ES EL CIELO.
HAY UN ESPECTÁCULO MAYOR QUE EL CIELO Y ES EL INTERIOR DEL ALMA.

Víctor Hugo, «Fantine», “Los miserables”.

Muy a menudo nuestra mente divaga por pensamientos pesimistas alrededor de lo que somos y la verdad es que, viendo algunas cosas que hacemos como humanidad, no podemos menos que enojarnos con nosotros mismos. Si lugar a dudas, por este camino llegaremos muy rápido al desasosiego y a la depresión. Antes de hacer esto, vale la pena revisar  algunas cuestiones.

Desde hace unos 200 años, la ciencia se ha ocupado de establecer criterios acerca de lo que es un ser humano normal dictaminando que es aquel que se limita a recibir información a través de sus organización sensoriales que almacena en la memoria y que sólo vive para satisfacer sus necesidades básicas y sus deseos. Pero esta visión nos acerca más a percibirnos como “máquinas a las que hay que educar o curar”, no es una visión muy alentadora y de hecho, padecemos terriblemente sus consecuencias.
Sin embargo, la moderna investigación “no newtoniana” sobre la física y su repercusión en la investigación sobre la conciencia, nos obliga a revisar este concepto limitado de la naturaleza humana. La conciencia es algo más que un mero subproducto accidental de los procesos neurofisiologicos que tienen lugar en el cerebro humano. No sólo somos animales altamente evolucionados que disponemos de computadores biológicos, sino que también somos campos de conciencia ilimitados que trascendemos la experiencia concreta, muchas veces confundida con la realidad toda.  Quienes están profundamente conectados consigo mismos, pueden experimentar directamente  una dimensión que se constituye en una presencia pero que no se puede capturar mediante palabras; de la misma forma que tampoco podemos describir un color, explicar porqué nos gusta una música y no otra o expresar con exactitud ideas o sentimientos personales.
A pesar del aparente significado absoluto que le damos a nuestras preocupaciones terrenales, si nos atrevemos, bastará con ascender unos cuantos metros para que las cosas empiecen a perder parte de su importancia. Cuando hacemos esto -algo que nuestra conciencia siempre puede hacer- nos adentramos en un espacio distinto. Y es que nuestra vida sólo cobra sentido en el trasfondo que le proporciona la noción de que pertenecemos a una Totalidad. Desde esta percepción, ya no nos hará falta ni buscar el sentido de que estemos respirando o apenarnos porque nuestras vidas no lo tienen.

Pero…¿Qué nos estamos cuestionando? ¿Es esto un delirio?¿Es la New Age?¿Es un intento de evasión de la realidad? Así como deberían hacer los verdaderos científicos, nosotros podemos explorar  estos temas, explorar nuestro interior,  sin confundir las teorías con la realidad y tampoco concluir cómo es nuestra naturaleza y nosotros mismos.

Algunas preguntas que podemos hacernos para investigar el tema:

  • ¿Que es lo Sagrado?
  • Si pienso que existe esta dimensión : ¿Sus puertas estarán abiertas para todos o sólo para algunos que se autodenominan “maestros”?
  • ¿Puede alguien enseñarme qué debo sentir para acceder a esta dimensión?
  • ¿Sirve mi intuición más profunda para dar crédito a lo Sagrado?
  • ¿Soy lo que creo que soy o puedo ser alguien distinto?
  • ¿Qué prácticas son útiles para mejorar mi vida y cuáles son sólo remedios pasajeros?

Hay muchas preguntas más que podemos hacernos, el objetivo de tomarnos el trabajo de responderlas es el de poder encontrar la forma de disfrutar en plenitud todas las posibilidades que nos fueron dadas, más allá de nuestras fallas o errores, aceptándonos y aceptando que ellos nos pueden ayudar a evolucionar. Observen, indaguen, cuestionen, verifiquen, descarten, prueben una y otra vez cómo se sienten y vean cuál es el curso que toman sus vidas, allí se mostrarán los resultados.

© Fanny Libertun
www.zonatranspersonal.com.ar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor por uno mismo, Educación, elegir libremente, Enseñanzas, inteligencia espiritual, intuición, libertad, maestro espiritual, Meditación, Psicología Humanista - Transpersonal, Ser espiritual. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s