Una práctica: ¿Cómo hacer para relacionarnos con nuestras emociones difíciles?

emociones dificiles a
Crecemos como entes separados de nuestras propias emociones, desconfiamos de ellas como si vinieran de otro planeta, rogamos que desaparezcan cuando son muy dolorosas, nos aterrorizamos frente a la sola idea de que se manifiesten cuando son inoportunas; además, cuando ellas son placenteras, pasamos la mitad del tiempo que las sentimos sufriendo porque nos adelantamos al momento en el que terminarán. Que esto sea así tiene que ver en parte porque no hemos tenido una educación que atienda a todo nuestro Ser, porque nos han enseñado muchas cosas aunque en el tema de las emociones la ignorancia es, casi diría que colectiva.
Afortunadamente este no es el único vínculo que podemos tener con ellas, hay otras opciones para nosotros, es cuestión de investigar, revisar los hábitos establecidos y explorar otros territorios posibles.
Nuestros sentimientos son sabios, siempre nos dicen la verdad de lo que estamos viviendo, sin embargo nosotros -en lugar de darles la bienvenida- hacemos de todo con tal de mantenemos separados de ellos; de esta manera prevemos la posibilidad de que al abrirnos completamente a ellos se presentara el peligro de que se nos compliquen las cosas. Una vez que hacemos esto ya estamos caminando como extranjeros en nuestro propio país, viviendo bajo la presión de no abrir lo que es precisa ser abierto.
La distancia entre “nosotros y nosotros mismos” es ancestral y se transmite eficientemente por medio de frases como: “No deberías sentirte así”, o “yo no tengo derecho a sentirme esta manera”, o “hay sentimientos buenos y otros que son malos”…o tal vez “si siento esto soy mala persona”. Estos pensamientos nos separaron de nuestros sentimientos a la vez que nosotros reforzamos estos hechos internamente, por medio del rechazo, el juicio y la crítica severa que minuto a minuto ejercemos en silencio e inconscientemente en nuestra vida cotidiana.  El resultado es que nuestra relación con las emociones suele ser terrible porque las vemos como una fuente de dolor, como amenazas que hay que evitar, el posible “Tsunami”, el “camión de frente” que nos arrasará, la película de terror personal.
Casi todos- en algún momento o muy seguido- hacemos caso omiso de nuestros  sentimientos y, aunque a veces es necesario hacerlo para protegernos, algunos hemos aprendido a ignorar o reprimir nuestros sentimientos considerablemente. Hemos crecido bajo la consigna de que madurar implica no expresar lágrimas, ni contradicciones, ni puntos de inmadurez. Hemos sido alentados a aislarnos de nuestros sentimientos. De aquí que pocas personas suelan concebir a sus emociones como guías que conducen hacia la fuente de del dolor y no a verlos como la fuente en sí misma; me atrevo a concluir que para los varones esto ha sido y es aún mucho más acentuado debido a los valores transmitidos culturalmente.
Con los años, he aprendido a considerar a mis emociones como mensajeras, pequeñas partes mías que desde mi interior me ayudan a no avergonzarme de lo que siento porque lo que siento es una verdad que merece su existencia y comprensión, es la verdad que nos hace humanos. Esos amorosos mensajeros me recuerdan, momento a momento, cómo soy y qué deseo, qué no es conveniente para mí, qué tengo que comprender a la vez que nos ayudan a ver nuestra verdad más profunda sin necesidad de intermediarios. ¿Cómo no considerar darles a las emociones un enorme y sano lugar en nuestras vidas?.
Es esta relación con mis sentimientos la que me ayuda a estar más conectada a mi misma, a la vida , a la vida de los que me rodean. En mi experiencia, estos emisarios queridos, amigos dedicados, son tan fieles que a menudo se niegan a irse hasta mostrarme testarudamente, que no he resuelto algo en su totalidad y se instalan cerquita para que siga escuchando el mensaje que tienen para mí.
La curiosidad y la aceptación plena de todas nuestras emociones nos abre oportunidades para la empatía, el altruismo y una compasión sana y -que no esté basada en el sacrificio de las propias necesidades y deseos en pos de los demás. Cuando no nos conocemos a nosotros mismos, es fácil ceder y permitir la manipulación, muy malas bases para darnos con el corazón a los demás.
UNA PRÁCTICA
Busquen un lugar en el que puedan estar tranquilos y sin interrupciones. Hagan 3 respiraciones desde la zona del abdomen (llenándolo y vaciándolo como si fuera un globo, sin hacer un exceso de fuerza).
Evoquen una situación en sus vidas en la que se les presente un alto nivel de dolor o incomodidad. Noten la sensación. Sientan la emoción. Permanezcan con este sentimiento por minuto más o menos, simplemente notando y sintiendo el sentimiento.
Si se distraen, vuelvan la atención a la respiración, es natural que esto ocurra, luego  sigan con el ejercicio.
Es seguro que al rato van a poder notar que están juzgando, evitando o alejándose de este sentimiento. Observen lo que sucede. Anótelo … A continuación, vuelvan a sentir sus sentimientos. Repitan el ejercicio de 2 a 5 minutos.
Al darse cuenta de lo que se dicen acerca de los sentimientos, escriban en un papel 4 juicios que tengan sobre sus sentimientos (por ejemplo, “Yo no merezco sentirme bien”, “siento rivalidad y envidia y eso es propio de alguien inadecuado”… “me va a doler”, y así sucesivamente).
Al finalizar pueden mirarse en el espejo, se darán cuenta que no han sido destruidos por las emociones difíciles, que esas emociones desaparecieron porque son transitorias y que tal vez hayan disminuido en su intensidad.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor por uno mismo, Atención Plena, emociones difíciles. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s