Culpa vs. compasión en la empresa de ser padres

padres e hijos IaLas diferencias más importantes entre adultos y niños son la capacidad de pensar la realidad de manera abstracta, el desarrollo del lenguaje y la cantidad de experiencias que se han atravesado pero… ¡nada más!. Las semejanzas acaso son más importantes ya que todos, altos y bajitos, somos capaces de saber, sentir e intuir directamente la esencia de la realidad, aquella que vive  detrás de las  distorsiones producidas por la  interpretación que hacemos  de los hechos.

Los niños son como nuestra propia conciencia, todo lo saben, independientemente de que nosotros miremos para otro lado, de las mentiras y de las contradicciones. Ellos saben qué forma tienen las cosas aunque no lo puedan expresar,  no obstante nuestros intentos ineficaces de hacerlos descreer de lo que han percibido.

En nuestro rol de padres solemos pasar por alto las necesidades de nuestros hijos debido a que no estamos lo suficientemente preparados para ponernos en el lugar de ellos y esta es una forma de maltrato que, muy frecuentemente, no es ni intencionada ni consciente. Los padres que tienen una actitud crítica con su rol se sienten pésimamente mal cuando descubren que sin quererlo así, han afectado a sus hijos y ese es el instante en el que nace una  culpa  muchas veces tortuosa.  

La falta de empatía con los hijos -y con las demás personas- suele darse por razones que no tendrían que generarnos la culpa desmedida que sentimos a veces. Y si no estamos hablando de “culpas”, la educación no debería estar basada en el remordimiento sino en acciones responsables y bien intencionadas. Muchos adultos padecen por causa de escisiones emocionales nacidas en vivencias infantiles y es desde allí que educan a sus hijos. Después de todo: ¿Cuántos han recibido una educación basada en la sabiduría y la verdad? La obligación que tenemos todos no es la de nunca haber sido maltratados -¿qué podríamos haber hecho al respecto?- sino la de hacer algo con ello.

Muchos padres logran conocer las causas de sus errores pero siguen sintiéndose mal con las consecuencias que éstas han tenido en sus hijos, quiere decir que conocer las razones de las cosas suele no ser suficiente para que nos liberemos de los auto-reproches. Nuestra costumbre es la de creer que con que un hecho se comprenda intelectualmente el trabajo estará terminado, pero falta aquí el paso de la aceptación incondicional de uno mismo, y ésta pasará por el cuerpo, por la emoción, por todo nuestro ser.  Sentir compasión hacia nosotros mismos implica comprender las causas de las cosas y luego aceptarlas; es tener una actitud amable con nosotros de modo que no rechacemos nuestras “fallas”, esta es la mejor actitud para no pasar por alto nuestros errores.

Muchos padres se juzgan a sí mismos con tal severidad que no se permiten la compasión, lo hacen porque temen ser condescendientes consigo mismos, temen tener una tibieza que encubra lo que sienten que tienen que enmendar. No obstante el desarrollo de la compasión hacia nosotros mismos, lejos darnos la vía libre para seguir cometiendo errores sin que nos sintamos culpables, puede ayudarnos a perdonar no para olvidar sino para que al recordar, podamos lograr dejar libre la energía que nos servirá  para ser más eficaces en la empresa que implica ser padres. El sentir compasión nos proporciona un espacio abierto, cálido y libre desde el cual podemos sentir fluidez, aceptación y perdón por los propios errores  en la imperfecta tarea de educar.

© Fanny Libertun
http://www.zonatranspersonal.com.ar/
http://www.facebook.com/zonatranspersonal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en aceptación, actuar compasivamente, amor incondicional, Amor por uno mismo, angustia, Atención Plena, Autocompasión, cambios, Compasión, complejos inconscientes, comprendernos, el dolor, emociones difíciles, Inteligencia Emocional, inteligencia espiritual, niños, padres, problemas familiares, Psicología Humanista - Transpersonal, sabiduria, Zona Transpersonal y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s