Una Psicología que va desde el singular al plural

“Hasta que no extienda su compasión a todos los seres, el hombre no encontrará la paz.” -Albert Schweitzer

solidaridad¿Realmente creemos que es posible pasar por alto lo que sabemos acerca de que la mayor parte de la humanidad no tiene lo que es básico y necesario para ser feliz?. Es necesario que todos los hijos estén bien, no sólo los nuestros. Es necesario no consumir de más, de modo que no le quitemos a los otros lo que es indispensable para sus vidas.

Pero una verdad se impone, lo sabemos quienes trabajamos en profesiones de asistencia a personas: quienes no cubren sus necesidades básica sufren por ello y quienes no tienen estos problemas y son sensibles, sienten una pena tan grande que puede llevarlos a deprimirse si es que no logran moverse para hacer algo concreto con ella.

La realidad nos va indicando algunas verdades que muchos no quieren ver porque no quieren perder lo que tienen, pero -tal y como ocurre con algunas leyes enunciadas por las Ciencias Exactas- a nuestros ojos se muestran las enormes contradicciones que son consecuencias directa de nuestra ignorancia. Los medios masivos de comunicación no oficiales nos ayudan a ver cada vez más (por si teníamos dudas), que no es legítimo que existan “ciudadanos de primera” y “de segunda”, que la codicia, la ambición y el odio hoy tienen lugares de privilegio en la toma de decisiones de los gobernantes y de quienes no gobiernan pero tienen algo de poder para cambiar las cosas.

solidaridad 2Más allá del tinte político que puedan parecer tener estas estas palabras -no tendría nada de malo que fuera así aunque aquí la aproximación es psicológica- el objetivo de ellas es afirmar que la Psicología debería contar entre sus objetivos fundamentales el de ayudar a las personas a aceptar las crisis sin desconectarse cuando sienten dolor, a no luchar en soledad, a no sucumbir frente a tanta crueldad como la que observamos, debería estimular a que la gente pudiera desarrollar la paciencia, la sabia acción, el amor, la empatía, el altruismo, la solidaridad y la compasión, un vía basada en los más elevados valores, larga y difícil, pero segura, legítima y liberadora.

Se ve con claridad que las solución de los problemas actuales ya no está unidireccionalmente relacionada con la investigación personal de la propia historia, o sólo con la revisión de los conflictos familiares, o con enfocar nuestros problemas emocionales como si fueran únicos: hoy en día vemos que la salida de lo personal es también colectiva.

Por eso, todo proceso terapéutico debería incluir herramientas que ayuden a la quienes consultan a explicitar el peso que tienen los problemas ecológicos en sus vidas, a sostener la actitud de no caer en la depresión frente a la violencia, a tener conciencia clara de que hay que evitar perder las fuerzas y aprender a aceptar el propio poder. Una Psicología completa debería asistir a las personas a resolver sus conflictos pero también ayudarlas a valorar lo mucho o lo poco que puede hacer el “Uno” por los “Muchos” ya que al hacerlo nace la alegría de dar, crear y construir, éstos son los remedios que pueden curar a aquellos que no encuentran salida en nuestros días. ¿No será este el mensaje que nos falta escuchar y que la realidad nos está mostrando a gritos?

Esta entrada fue publicada en aceptación, actuar compasivamente, angustia, ansiedad, Autocompasión, Autoestima, calma, cambios, Compasión, comprendernos, Conservar el eje, consumo responsable, cultura, Ecología, Educación, el dolor, Empatia, Enseñanzas, espiritual, impaciencia, incertidumbre, insatisfacción, Meditación, miedo, Mindfulness, negar, niños, Psicología, Psicología Humanista - Transpersonal, Psicoterapia, realidad, sociedad, superación y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una Psicología que va desde el singular al plural

  1. ¡Gracias Fanny! Creo que esta es una faceta que antes no se contemplaba en las terapias y que hoy se nos hace evidente :), afortunadamente porque creo que significa que si no vemos cómo estamos unidos (y por lo tanto cóm lo que le ocurre a uno, nos afecta a todos), estamos incompletos y por eso nos deprimimos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s