Plegaria: “La felicidad sustendadora”- Tich Nhat Hanh

plegarias 2Mis medios para la práctica son mi propia paz y alegría.
Prometo cultivarlas y alimentarlas siendo plenamente consciente a diario.
Prometo practicar bien por mis antepasados, mi familia, las generaciones futuras y toda la humanidad.

Sé que en mi sociedad hay innumerables personas que sufren
al ahogarse en los placeres sensuales, la envidia y el odio.
Estoy decidido a ocuparme de mis formaciones mentales internas,
a aprender el arte de escuchar atentamente y de hablar con afecto
para fomentar la comunicación y la comprensión
y aceptar y amar a los demás.

Poniendo en práctica las acciones de un bodhisattva
prometo contemplarlo todo con la mirada del amor y con el corazón de la comprensión.
Prometo escuchar con una mente clara y con los oídos de la compasión,
aportando paz y alegría a la vida de los demás
para aligerar y aliviar su sufrimiento.

Sé que la ignorancia y las falsas percepciones
pueden convertir este mundo en un infierno abrasador.
Prometo recorrer siempre el camino de la transformación,
generando comprensión y una bondad incondicional.
Seré capaz de cultivar un jardín del despertar.

Pese al nacimiento, las enfermedades, la vejez y la muerte,
ahora que sigo el camino de la práctica, ya no tengo nada que temer.
Es una gran dicha vivir con estabilidad y libertad
para colaborar en la labor de aliviar el sufrimiento de los demás.,
la ocupación de los Budas y bodhisattvas. (*)
En cada momento siento un profundo agradecimiento.

Tich Nhat Hanh
“El poder de la plegaria”. Ed. Oniro.

(*) “Bodhisattva” es término utilizado en el Budismo para designar a alguien comprometido en reducir el sufrimiento de los otros. Al examinar el dilema de la humanidad, el bodhisattva reconoce que no podemos esperar a que mejoren las condiciones externas negativas hasta que hayamos transformado las mismas condiciones en nosotros mismos. Al cultivar nuestras cualidades inherentes como el amor y la compasión, podemos despertar lo que en sánscrito se llama ” bodhi” o la gran mente, la fuente de todas las cualidades positivas, aquella que realza la efectividad y profundidad de nuestro trabajo siendo mucho más poderosa que nuestra mente común.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s