Presos de la venganza o en libertad emocional

hoyLa venganza es el deseo de desquitarnos cuando evaluamos que alguien nos hace algún mal. Es natural sentirse enojado y desear que el otro no se salga con la suya, es natural querer devolver el golpe cuando alguien nos ha golpeado. Sin embargo, la venganza nos limita a lo peor de nosotros mismos, nos pone en el mismo nivel con esas personas rencorosas que decimos aborrecer. La venganza nos hace sentir mal, aumenta el estrés, altera nuestra la salud; la ciencia ya lo comprobó pero nosotros también podemos corroborar que es así con sólo conectarnos con nuestro propio cuerpo.

La venganza es la base de las guerras y mucho más, es la excusa que muchos imponen para comenzarlas. Ya están siendo los tiempos de comprender que para prosperar personalmente y como especie, tenemos que dejar atrás la sed de venganza de la manera más positiva. A la vez, comprender que esto no nos hace débiles, sino más sabios. Negarnos a actuar de un modo vengativo nos puede ayudar a encontrar algún día el camino hacia la paz.

Perdonar, en cambio, es un acto de compasión que implica dejar atrás el deseo de castigar a alguien -o a uno  mismo- por una falta cometida. Es un estado de gracia, no se puede forzar o fingir, es un proceso que no tiene atajos que nos permitan pasar por alto el trabajo interno personal a realizar. Erróneamente, algunas personas que cultivan la espiritualidad perdonan prematuramente a la persona que los está dañando en el mismo momento en el que tienen los dientes mordiéndoles su cuerpo -confundiendo las  cosas bajo la idea de que así son francamente bondadosos y compasivos.

Pero el perdón es difícil y requiere de acciones valientes. Antes que poder decidir la forma de perdonar, primero es indispensable conocer el propio enojo sin prejuicios, dejar atrás la fantasía tan común que indica que las emociones aflictivas nos hacen malas personas. Además, es necesario hacer el trabajo de aceptar sin miedo la elevada carga de emociones que solemos sentir, sabiendo que no haremos reales nuestras fantasía de dañar a los otros a pesar de que estas sean muy fuertes.

Lo que estoy sugiriendo es que es bueno no reaccionar sino hasta el momento en el que podamos hacer lo mejor para nosotros, a pesar de lo difícil que pueda resultar ver como otro se sale con la suya cuando no hay nada que uno pueda hacer al respecto. La mejor  venganza hacia el que no desea que tengamos éxito es el éxito, la felicidad y el triunfo de no dar a las personas vengativas ningún dominio sobre nuestra serenidad.

EL PERDÓN SE REFIERE AL ACTOR, NO EL ACTO. Y esto no significa que tengamos que seguir relacionados con el agresor, debemos ahorrarnos el maltrato, pero a la vez es necesario sentir compasión por esa persona que -para hacernos lo que nos hizo-  se supone que se encuentra muy dañada interiormente. Desde una distancia cautelosa con esa persona, se puede tratar de perdonar el sufrimiento consciente o inconsciente que la motiva. Nuestro deseo de transformar la ira es una invocación a la paz y a terminar con la cadena de odio.

Cualquier proceso recuperación del abuso requiere una enorme compasión por uno mismo  y hace necesario encontrar la forma de no quedar paralizados por la imagen de los abusadores a partir de sentir también compasión por ellos. Perdonar…si…pero SIN DEJAR DE SOSTENER LÍMITES BIEN CLAROS HACIA SUS ACCIONES. Este es el camino hacia la libertad emocional. El perdón nos libera de la trampa de la venganza eterna, es el camino de la libertad que puede que no disuelva el mal recuerdo o el enojo en su totalidad pero que seguramente nos abrirá la posibilidad de seguir con nuestra vida. ¿Hay acaso otra salida cuando el daño ya fue concretado?

© Fanny Libertun
http://www.zonatranspersonal.com.ar/
https://vivosydespiertos.wordpress.com/
http://www.facebook.com/zonatranspersonal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s