¡Ay con la pereza psicológica!

“Nunca es demasiado tarde para encender la luz. Tu capacidad para romper un hábito insano o desactivar una vieja grabación no depende de cuánto tiempo haya estado funcionando, un cambio de perspectiva no depende de cuánto tiempo hayas sostenido tu vieja visión. Cuando activas el interruptor de la luz en ese ático, no importa si ha estado a oscuras durante diez minutos, diez años o diez décadas. La luz aún ilumina la habitación y destierra la oscuridad, permitiéndote ver las cosas que no podías ver antes. Nunca es demasiado tarde para tomarnos un momento para mirar “. -Sharon Salzberg pereza

“No puedo cambiar”
“¡Hace tanto tiempo que soy así!”
“Es que si las cosas hubieran sido de otra forma, tal vez podría haber cambiado esto que me hace mal”.
“Ya no tengo tiempo”
“¿Para qué ahora si …”
“Ya es tarde”
“Esto no es para mi”
“Este es mi destino”

Es cierto, hay cosas que no se pueden cambiar, habrá que aceptar que a veces es así. Pero muy distinto es el momento en el que, sin darnos cuenta, establecemos que los hechos tienen un valor idéntico a una materia sólida, inmodificable, al cemento armado, al hierro, tienen la apariencia que nace de una impotencia fantaseada.

La “pereza psicológica” es muy común, pero es la actitud que nos aleja de la evolución, es el estado de ánimo que a fuerza de haberse establecido en nuestro ser, nos hace creer que las cosas son imposibles.

¿Cuántas enseñanzas hubiéramos perdido si algunas personas hubieran creído que las cosas eran imposibles?

Lo comprendo, somos humanos, nuestras neurosis nos definen, pero también nos dieron la oportunidad de evolucionar. ¿Y si tan sólo sospecháramos de la credibilidad de nuestras certezas alguna vez?

De a poco, de a una cosa por vez, sin dureza, vayamos hacia los imposibles nuestros de cada día, sin aire y sin agua no podremos sobrevivir, pero sin ellos…¡seguro que sí!.

http://www.psicologiadelacompasion.org/
http://www.facebook.com/zonatranspersonal
https://vivosydespiertos.wordpress.com/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fanny Libertun, psicología de la compasión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s