“Lo esencial es invisible a los ojos”

“Lo esencial es invisible a los ojos” *Saint- Exupéry

¿Y qué es entonces “lo sagrado”?

ojos

Muy frecuentemente me encuentro con personas que son muy sensibles, diría que son “hipersensibles”. Estas maravillosas personas que no saben qué hacer cuando se estremecen con la vida y suelen sentirse débiles o vulnerables en exceso. Como se sienten muy mal frente al dolor de la vida, protestan porque les gustaría ser de otra manera: “no me gusta ser así…los demás son más simples y la pasan mejor porque no se hacen tanto problema”. Es una pena que les ocurra esto, porque son estas mismas personas las que tienen más abiertas las puertas a poder relacionarse a lo sagrado de la vida.

La palabra “sagrado” puede referirse a algo relacionado con la religión o la espiritualidad o, en términos más generales, a algo que es preciado, respetado, reverenciado, tal como la naturaleza, o los derechos humanos, o algunos valores como la justicia, la verdad y la paz. Respeto ambos sentidos de la palabra, y lo que digo se puede aplicar a uno o ambos sentidos.

Lo sagrado hace la diferencia en la forma en la que se pueden vivir las cosas: atravesarlas mecánicamente, o con la sensación de saber lo mucho que importan, que merecen ser honradas, protegidas y cuidadas. ¿Y cuáles pueden ser esas cosas sagradas? Cada uno puede sentir que lo sagrado a su manera, aunque hay situaciones comunes que despiertan lo sagrado: el nacimiento o la muerte, tal vez un lugar en la naturaleza, el silencio, el hogar, el arte, la oración.

Lo sagrado se siente en el cuerpo, en los estados de ánimo, en nuestras acciones, puede ser un tesoro, un calor, un misterio, una luz y un refugio profundo. Cada uno tiene el derecho de nombrar lo que es sagrado para sí, incluso si no es sagrado para los demás.

Creo que cada uno de nosotros, más allá de sus creencias particulares, necesita tener acceso a lo que sea que en su corazón siente más valioso y digno de su atención amorosa y concentrada, cada persona lo verá de distinta forma. Es necesario hablar y discutir sobre lo sagrado, porque al no hacerlo lo dejaremos pasar sin cultivarlo.

Para mí lo más sagrado es lo trascendente, lo luminoso, está más allá del lenguaje, lo siento, lo percibo, lo sé, tengo la certeza, está en mi cuerpo, en mi mente, me enciende la vida. Siento que la vida sería estéril y gris sin mi relación con lo sagrado, ya que esta dimensión marca la forma en la que priorizo mis actividades, en las que presto atención a la realidad, en las que me conecto con lo que es genuino y valioso en la vida.

© Fanny Libertun
http://www.psicologiadelacompasion.org/
http://www.facebook.com/zonatranspersonal
https://vivosydespiertos.wordpress.com/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en espiritual, Hipersensibles, paz, Sagrado, Saint- Exupéry y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s